NBA ‘bubble’ infla las apuestas deportivas online

La NBA vuelve esta semana con las últimas jornadas de la temporada regular antes de dar paso inmediatamente a los playoffs y las finales para cerrar la atípica temporada 2019-2020, que se ha visto interrumpida por la COVID-19. Cómo ha afectado esto al mercado de las apuestas deportivas y a los usuarios del juego online?

Al igual que el resto de categorías o deportes del mundo, la NBA ha tenido que reinventarse a su manera para terminar la actual temporada que se ha visto interrumpida por la pandemia mundial. La ventaja y la desventaja de ser una liga nacional son, al fin y al cabo, las limitaciones territoriales.

En Estados Unidos, el país con mayor número de contagios y muertes por COVID-19, se decidió que el estado más «seguro» sería Florida, y Adam Silver y su equipo directivo de la NBA decidieron «construir» una «burbuja» donde residirían todos los miembros no sustituibles del campeonato para terminar la temporada y proclamar un campeón.

La decisión final fue instalar esta estructura en las instalaciones de Disney en la ciudad de Orlando.

Esta pasada semana han comenzado los segundos partidos de ‘pretemporada’ para que los equipos se pongan a punto antes de las últimas ocho jornadas de la temporada regular, necesarias para definir qué 16 equipos tendrán acceso a los playoffs. Los equipos que no tienen opciones matemáticas de hacerlo ni siquiera han viajado a Orlando, quedando sólo nueve equipos del Este por trece del Oeste.

UNA ‘TEMPORADA’ REGULAR DIFERENTE

En el Este, los equipos de Milwaukee, Toronto, Boston, Miami, Indiana y Filadelfia están actualmente clasificados matemáticamente. Y están en posición de playoffs Brooklyn y Orlando, con sólo Washington fuera del Top 8 entre los equipos del Este que ahora ‘residen’ en Disney.

Cierto es que las posibilidades de los Wizards son escasas, ya que están a cinco victorias y media de Orlando y a seis de Brooklyn, por lo que su clasificación es una quimera. En la parte alta de la tabla, 6,5 victorias separan a los Bucks de los Raptors, por lo que, de nuevo, es utópico pensar que los de Giannis Antetokoumpo no tendrán el mejor récord de la conferencia. Y, de hecho, también de toda la liga con su 53-12 por el 49-14 de Los Ángeles Lakers del Oeste.

Los Lakers lideran el Oeste con LeBron James y Anthony Davis, con cinco victorias y media de ventaja sobre sus compañeros de ciudad y estadio, los Clippers. Junto a ellos, ya clasificados para los playoffs tenemos a Denver, Utah, Oklahoma y Houston. Los Dallas de Luka Doncic son séptimos y juegan con nueve dedos en la clasificación. La última plaza del Top 8 la ocupa Memphis, por delante de Portland, Nueva Orleans, Sacramento, San Antonio y Phoenix. Y al igual que en el Este, parece casi imposible que las cosas cambien.

La espectacular temporada de debut de Ja Morant en Memphis está así cerca de conseguir algo impensable meses atrás, y es dejar fuera de la fase final a los Trail Blazers de Damian Lillard, CJ McCollum, Carmelo Anthony y Jusuf Nurkic. Esta semana, Lillard no jugó el partido contra los Raptors por una inflación en la planta del pie, pero Nurkic nos dejó un bonito duelo deportivo y extradeportivo con Serge Ibaka que demuestra que la garra competitiva del pívot es lo que quizás le faltó a Portland en la pasada postemporada y sería una pena no verlos en los playoffs. Encima, si se clasificaran, jugarían en primera ronda contra los Lakers, lo que complicaría la clasificación de los favoritos.

UN FAVORITO NO FAVORITO

La NBA es una de las competiciones más ‘abiertas’ del mundo del deporte, donde es muy difícil elegir un favorito año tras año y esto se refleja siempre en las apuestas deportivas. Sin embargo, actualmente tenemos un escenario deportivo muy abierto que las apuestas no reflejan en esta realidad ‘post’ pandemia.

Los Lakers cotizan a 3,30 por euro apostado que ganarán el título de la NBA esta temporada, por los 3,50 de los Bucks y los 4,33 de los Clippers. Y a partir de ahí, el cuarto equipo ‘favorito’ para las apuestas ya se paga por encima de 14,00.

Hasta cierto punto, las cuotas tienen sentido, porque parece que no habrá rival para los Bucks en el Este -salvo los actuales campeones, los Raptors, que han perdido a Kawhi Leonard por este año- y por eso las cuotas reflejan a los de Milwaukee como prácticamente finalistas de la NBA. En ese escenario, donde habrá una final casi al 50%, la cuota de 3,50 no es tan desfavorable. Sin embargo, si pensamos en rivales como Toronto, Boston o Filadelfia, los «golpes» para los Bucks no parecen improbables.

Asimismo, si terminan primero y segundo en la temporada regular, los dos equipos de Los Ángeles no se enfrentarían hasta las finales de conferencia y, por tanto, uno de ellos sería el rival de los Bucks en las finales.

Tiene sentido, porque parece que no habrá rival para los Bucks en el Este -salvo los actuales campeones, los Raptors, que han perdido a Kawhi Leonard por este año- y por eso las apuestas reflejan que los de Milwaukee son virtualmente finalistas de la NBA. En ese escenario, donde habrá una final casi al 50%, la cuota de 3,50 no es tan desfavorable. Sin embargo, si pensamos en rivales como Toronto, Boston o Filadelfia, los «golpes» para los Bucks no parecen improbables.

Asimismo, si terminan primero y segundo en la temporada regular, los dos equipos de Los Ángeles no se enfrentarían hasta las finales de conferencia y, por tanto, uno de ellos sería el rival de los Bucks en la final. De ahí las cuotas.

Y sólo a partir de ahí, dado que deportivamente no se puede explicar el favoritismo de las cuotas de ninguno de los tres equipos, especialmente los del apretadísimo Oeste. Y la prueba es que un equipo como Portland probablemente ni siquiera llegue a los playoffs.

A nadie le sorprenderá que Dallas, Denver o, sobre todo, Houston, eliminen a alguno de los equipos de la capital californiana. En definitiva, unos y otros son favoritos por debajo de la media.

Sólo estamos en el primer año de los nuevos Clippers aunque tengan a Paul George, Pat Beverly o el actual MVP de las finales, Kawhi Leonard. La teoría de qué equipo es mejor sobre el papel no existe en los momentos finales y hay dudas sobre si este equipo será capaz de parar a un combo de Luka Doncic y Kristaps Porzinguis, o a Jamal Murraya y Nikola Jokic… por no hablar de los MPV Russell Westbrook y James Harden.

Por otro lado, es más lógico que los Lakers sean los favoritos porque, en ese punto de tensión competitiva, sencillamente no hay mejor jugador en los momentos clave y sobre todo en los séptimos partidos, que LeBron James. Y no estará solo, sino que tendrá compañeros que no le temblarán las manos en esos momentos, como Rajon Rondo o Anthony Davis.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *